Llevamos más de dos meses inmersos en la pandemia mundial de COVID19, en estado de alarma y confinamiento en casa. El Gobierno decretó también la limitación de gran parte de la actividad económica y se echó el cierre a los centros educativos para evitar la propagación del virus entre el alumnado, docentes y de ahí a otros espacios y personas.

Quizás hayan menos contagios y fallecidos y los hospitales estén menos saturados, pero no parece que la Organización Mundial de la Salud pueda calificar la situación de controlada ni exenta de peligros. Pese a ello, los gobiernos están relajando las medidas de seguridad sanitaria y permiten paulatinamente la vuelta a lo que llaman “la normalidad” — hablamos de ello en el artículo «¿Lucro disfrazado en la reapertura de los colegios a fin de curso?» —.

Entrevistamos a Eva, de maestras del colectivo barcelonés «Bressol Indignades», Susanna (maestra de educación infantil) e Ingrid, delegada del sindicato CGT en el Ayuntamiento de Barcelona. Nos explican la situación, condiciones y problemáticas de la educación infantil de los 0 a 3 años ante la reapertura y por qué se oponen.

Pregunta: En la secundaria, bachillerato e incluso los últimos cursos de primaria ya ha sido dificultoso e inviable seguir el curso con el confinamiento. En el caso de educación infantil, ¿qué es lo que las autoridades os han indicado hacer hasta ahora y cómo ha sido la realidad para las maestras y familias?

Respuestas:

Susanna: El Institut Municipal d’Educació de Barcelona, del que dependemos, no nos ha dado muchas indicaciones acerca de cómo seguir realizando nuestra tarea de manera no presencial, pero sí que ha pedido explicaciones a las direcciones acerca de qué acciones se estaban llevando a cabo. Cada escola bressol ha tenido que espabilarse y realizar las reflexiones pedagógicas pertinentes sola.

“[…] y en seguida se nos pidió que estuviéramos trabajando y “justificando” nuestro trabajo en casa […] han querido que todo continuara con normalidad, cuando nada de esto es normal”

Eva: También creo que a las maestras no se nos ha dejado tomar consciencia de la situación ques estamos viviendo, y en seguida se nos pidió que estuviéramos trabajando y “justificando” nuestro trabajo en casa, sin tener en cuenta nuestras propias realidades y complejidades familiares, o situaciones de pérdidas familiares. Creo que han querido que todo continuara con normalidad, cuando nada de esto es normal.

Susanna: Hay educadoras que han tenido dificultades técnicas, por falta de conexión informática en sus domicilios. En algunos casos, tampoco se ha respetado el horario ni el calendario de las trabajadoras. En otros, ha sido difícil la conciliación familiar.

Ingrid CGT: Desde CGT hemos pedido des del principio que se tuviera en cuenta la conciliación familiar mientras estuviéramos teletrabajando, con caso omiso por parte de la administración hasta el momento. También hemos reclamado los medios informáticos i ergonómicos necessários para realizar teletrabajo como indica la ley laboral, también con caso omiso, aunque nos dicen que nos guardemos las facturas de teléfono.

Pregunta: A nivel laboral, ¿cómo ha afectado la situación? ¿Se han mantenido los puestos de trabajo a las maestras interinas y substitutas?

Respuestas:

Susanna: Se han mantenido los puestos de trabajo de las interinas sustitutas sólo hasta que se ha finalizado su contrato vigente. A partir de entonces, no se ha cubierto ninguna nueva baja.

“[…] se ha dejado a las personas que cubren sustituciones en una situación de desamparo porque no se están cubriendo las bajas […] sin tan sólo poder acogerse a las condiciones de un ERTE”

Ingrid CGT: durante todo este tiempo se ha dejado a las personas que cubren sustituciones en una situación de desamparo porque no se están cubriendo las bajas y están finalizando los contratos de sustitución, con lo que se han quedado peor que en la empresa privada, sin tan sólo poder acogerse a las condiciones de un ERTE.

Pregunta: ¿Qué os dicen las autoridades educativas y municipales en cuanto al curso 2020-2021? ¿Habrá más presupuesto, más maestras y maestros, más aulas y menos alumnos en cada una?

Respuestas:

Susanna: No tenemos ninguna certeza acerca de las condiciones en las que empezaremos el nuevo curso. Es realmente complejo adaptar la realidad de las escoles bressol a las nuevas circunstancias que nos ha dejado el coronavirus. Necesitamos empezar ya a reflexionar todos juntos como encararemos el nuevo curso, valorando las diferentes posibles situaciones con las que nos podemos encontrar. Para que no nos vuelva a coger a traspiés.

“[…] dudamos mucho que haya nuevos recursos, cuando ya llevamos años reclamando […] aunque tengamos más recursos si no podemos hacer nuestro trabajo como siempre […] porque hay que seguir manteniendo distancia física, nada tiene sentido”

Eva: No sabemos nada, porque no se sabe en que punto va estar la evolución de la pandemia, pero dudamos mucho que haya nuevos recursos, cuando ya llevamos años reclamando que las condiciones en las escoles bressol mejoren. Y aunque tengamos más recursos humanos, si no podemos hacer nuestro trabajo como siempre, porque hay que seguir manteniendo distancia física, nada tiene sentido.

Ingrid CGT: Desde el sindicato tampoco sabemos nada, la administración creo que se ha visto desbordada y la incerteza és absoluta. Por eso reclamamos que ahora es momento de reincorporarse presencialmente, pero sin niñas y niños en las escuelas, manteniendo las normas de seguridad i para organizar el curso que viene, que falta nos hace. La administración no nos ha informado de las dotaciones para el curso que viene, con lo que la tarea de reflexión serà difícil.

Pregunta: ¿Y esa dotación de recursos es apropiada? ¿Qué problemáticas y necesidades teníais antes de la pandemia y a cuáles se enfrenta la educación infantil en el curso 2020-2021?

Respuestas:

Susanna: Arrastramos desde hace tiempo graves deficiencias en las escoles bressol de Barcelona. Sobre todo, unas ratios de alumnos por aula excesivas, que comprometen seriamente la calidad de la atención a los niños y a las niñas de nuestras escuelas.

Eva: Sí, el tema de las ratios es una de las condiciones que ha quedado pendiente de resolver con el actual Gobierno municipal, aunque se comprometieron a hacerlo. Necesitamos reducir el número de niños por espacio para poder acompañar de la mejor manera posible a cada uno de ellos.

También tenemos todavía servicios externalizados: cocina, limpieza y educadoras de mediodía. Esto dificulta muchas veces la gestión, y la coordinación pedagógica en las escoles bressol.

Pregunta: En lo que se refiere a la reapertura presencial en junio a poco de acabar el curso, ¿en qué condiciones os han dicho las autoridades que será? ¿Qué os supondrá a las maestras y al alumnado?

Respuestas:

Eva: El Departament d’Educació publicó unas instrucciones donde detallaba las medidas a seguir. La principal es la distancia física, pero dejó en manos de los ayuntamientos la apertura de los centros 0-3. Para nosotros esto es eludir directamente la responsabilidad que le pertoca al Departament d’Educació.

“Nuestro ayuntamiento ya nos ha dicho que ve inviable la distancia física y que asumen este riesgo. ¿Esto es responsable?”

Y aquí cada ayuntamiento ha hecho lo que ha creído oportuno. Nuestro ayuntamiento ya nos ha dicho que ve inviable la distancia física y que asumen este riesgo. ¿Esto es responsable?

Se nos pide a las maestras y educadora que elijamos: seguir nuestra profesionalidad o aparcarla para cumplir con los protocolos. Pero esto tiene una trampa.

Porque si elegimos seguir haciendo nuestro trabajo como siempre, porque la infancia lo merece, nos exponemos y los exponemos a ellos. No queremos volver a la escuela a hacer otra cosa, queremos poder volver a hacer de maestras y maestros.

Susanna: Es un completo despropósito. Las educadoras no podemos garantizar de ninguna de las maneras (sin vulnerar gravemente la integridad de los niños y niñas), que los alumnos de una misma clase mantengan la distancia de seguridad que las autoridades sanitarias y la OMS especifican.

“Es un completo despropósito […] no podemos garantizar de ninguna de las maneras (sin vulnerar gravemente la integridad de los niños y niñas) […] la distancia de seguridad que las autoridades sanitarias y la OMS especifican”

Entendemos que dentro de las escoles bressols se estaría incumpliendo esta medida de distanciamiento social que se exige entre las personas no convivientes (ya que los niños y niñas no llevarán mascarilla). El Institut d’Educació de Barcelona ha reconocido esta incapacidad de mantener ni la distancia social ni las medidas alternativas (uso de mascarilla), y pretende que sean las familias y la propia administración local las que asuman el riesgo. Pero el riesgo concierne al conjunto de la sociedad.

En resumen, entendemos que se pone en un riesgo innecesario a los alumnos, a los educadores, y al resto de la sociedad.

Ingrid CGT: Es exactamente lo que dicen las compañeras. Como CGT estamos preparando una denúncia a inspección de trabajo porqué creemos que se está poniendo en riesgo a las trabajadores, al alumnado i a la ciudadanis en general, y más en Barcelona, que ha sido foco de infección.

Además, hay muchos ayuntamientos de los alrededores de Barcelona que han decidido no abrir por prudencia.

Pregunta: La Organización Mundial de la Salud desaconseja la reapertura de los centros educativos y países como Corea del Sur los acababan de reabrir y han tenido que cerrarlos otra vez al comprobar que aumentaban los contagios. ¿Con qué argumentación os expone el Ajuntament de Barcelona y la Generalitat la reapertura? ¿A quiénes responsabilizáis de la decisión?

Respuestas:

Susanna: Realmente no entendemos qué es lo que mueve al Ayuntamiento a reabrir las escoles bressol con esta precipitación a todas luces imprudente.

Reconocemos la dificultad de combinar la vida familiar con la laboral que tenemos muchas familias. Pero debemos ser capaces de encontrar maneras de paliar esta situación sin comprometer el bienestar de los niños y niñas, de los educadores y de la población en general. Para que el esfuerzo que hace tantos días que realizamos (sobre todo nuestro sistema sanitario) no haya sido en balde.

Parece un experimento, una prueba para sondear con qué nos podemos encontrar en setiembre.

Eva: El Ayuntamiento argumentó “compensación de las desigualdades”. La realidad es que al final se dará prioridad a aquellas familias que trabajen los dos miembros fuera de casa y tendrán que justificarlo, es decir, abriran para que se pueda “guardar” a los niños mientras sus padres trabajan. No entendemos la decisión de abrir las escuelas, después de casi 3 meses en casa.

“No entendemos la decisión de abrir las escuelas, después de casi 3 meses en casa. Con los parques aún cerrados, con los horarios y distancias limitados, y con tantas medidas en el centro escolar que no tienen nada que ver con un acto educativo”

Con los parques aún cerrados, con los horarios y distancias limitados, y con tantas medidas en el centro escolar que no tienen nada que ver con un acto educativo.

No entendemos que precisamente los más pequeños sean prácticamente los primeros en volver, sabiendo que será imposible garantizar que se cumplan ciertas medidas. La distancia física que se les pide, ¿cómo les afecta a nivel de socialización? Nadie habla de esto.

Ingrid CGT: No entendemos muy bien el propósito del ayuntamiento, queda un mes lectivo y esto tampoco soluciona la conciliación laboral y familiar de las familias.

Pregunta: ¿A qué se puede deber el interés en reabrir los centros educativos después de tenerlos cerrados más de 2 meses y casi cuando el curso va a finalizar?

Respuestas:

Susanna: De esta pregunta nos gustaría saber la respuesta.

Eva: Pero viendo otras decisiones que parecen también precipitadas, es lógico que pensemos que responde a criterios económicos. Susanna: A veces parece que responda más al poder de ciertos sectores de la sociedad, que, quizás con buenas intenciones, sólo pretenden solventar su situación particular.

“A nivel del Departament d’Educació sospechamos que pueda ser presión de la escuela concertada para poder cobrar las cuotas a los usuarios, quienes a su vez no han querido pagarlas durante el confinamiento […]”

Ingrid CGT: pensamos igual que las compañeras. A nivel del Departament d’Educació sospechamos que pueda ser presión de la escuela concertada para poder cobrar las cuotas a los usuarios, quienes a su vez no han querido pagarlas durante el confinamiento, cosa que deberían reivindicar siempre, pués la educación debe ser un servicio público, universal y gratuito.

Pregunta: ¿Os oponéis a la reapertura? ¿Qué alternativas proponéis a reabrir los centros educativos y cómo creéis que deberían actuar los gobiernos para procurar la conciliación laboral y el cuidado de las hijas y los hijos en la inmediatez por la pandemia y en el curso que viene?

Respuestas:

Eva: Nosotras entendemos que la infancia tiene derecho a una educación de calidad, y la manera como quieren abrir las escuelas no respeta este derecho. Un niño, para desarrollarse de manera global, necesita relacionarse, jugar, poder ser atendido y cuidado desde la proximidad. Si tenemos que hacer lo que estamos viendo en algunas imágenes de escuelas que ya han abierto, quizás es que no es el momento de abrir.

“[…] la infancia tiene derecho a una educación de calidad, y la manera como quieren abrir las escuelas no respeta este derecho”

Susanna: Nos preguntamos por qué el peso de la conciliación recae en la escuela y no se ejerce presión para que haya políticas sociales, permisos retribuidos, horarios menos salvajes. El modelo de sociedad actual concilia trabajo y economía, pero deja al margen la vida familiar. Debemos empezar a pedir cambios en este aspecto.

“[…] Nos preguntamos por qué el peso de la conciliación recae en la escuela y no se ejerce presión para que haya políticas sociales, permisos retribuidos, horarios menos salvajes”

Ingrid CGT: La escuela no puede ser un párquing de criaturas. Los gobiernos tienen que habilitar permisos retribuidos por conciliación familiar y poner en valor los cuidados, que és lo que sustenta nuestra sociedad. Por eso evitamos el término “guarderias”, en la escuela no se deben ejercer funciones de guarda, sinó educativas.

Pregunta: ¿Lo habéis podido transmitir a las autoridades municipales y de la Generalitat? ¿Cómo han reaccionado?

Respuestas:

Eva: Se ha hecho llegar al Departament d’Educació de la Generalitat y al Institut Municipal d’Educació, así como a la misma Ada Colau, dos documentos que han recogido 3008 firmas (www.escolesbressolindignades.wordpress.com). No hemos obtenido respuesta, y preocupa que no haya opción al diálogo.

Susanna: Se nos ha dicho que la apertura de las escoles bressol es una decisión política. Pero el Institut d’Educació de Barcelona nos ha dejado solas a las educadoras en la tarea de exponer las razones técnicas que hacen del todo inviable la reapertura de éstas en las actuales condiciones.

“[…] el Institut d’Educació de Barcelona nos ha dejado solas a las educadoras en la tarea de exponer las razones técnicas que hacen del todo inviable la reapertura de éstas en las actuales condiciones”

Ingrid CGT: Desde CGT hemos hecho comunicados, emails a la alcaldesa, al conseller i a los responsables de educación y también lo hemos transmitidos en las escasas mesas de negociación que han convocado. Sin respuesta alguna.

Pregunta: Visto que las autoridades no tienen ninguna intención de rectificar e insisten en abrir los centros educativos, ¿qué acciones os planteáis para impugnar la decisión y ante qué instancias?

Respuestas:

Susanna: No descartamos ninguna opción. Por el momento, algunos sindicatos ya han denunciado al Departament de Treball las irregularidades relacionadas con la salud y seguridad laboral.

Ingrid CGT: Exacto. Ya presentamos denuncia por el plan de restablecimiento de la Generalitat y ahora estamos preparándola para el de las escuelas bressol. Y también estamos organizando concentraciones ante el silencio del gobierno.

Pregunta: En pocos días, si no hay noticia de lo contrario, os tendréis que reincorporar en los centros educativos. Si no os han dotado de las medidas de protección y de todos modos se os hace difícil o inviable trabajar en las condiciones dadas, ¿cómo actuaréis? ¿Pensáis en ir a huelga?

Respuestas:

Susanna: No descartamos ninguna opción.

Eva: La comunicación con las familias creo que será clave para poder pensar en maneras conjuntas de pedir garantías y condiciones para todos: familias y educadoras.

Ingrid CGT: Estamos investigando la viabilidad del artículo 21 de la ley de prevención de riesgos laborales que dice que ante la posibilidad de riesgo inminente para la salud, el personal puede abandonar el puesto de trabajo. El problema és que el pasado 30 de marzo la Inspección de Trabajo trasladó que el riesgo de contagio del Covid-19 está fuera de su ámbito. Por eso no descartamos una huelga.

Pregunta: ¿Hay otras organizaciones con líneas de actuación parecidas y con las que estéis colaborando conjuntamente para dar respuesta a la situación?

Respuestas:

Eva: Hay otros colectivos de maestros y maestras que también se han movilizado con los que hemos estado en contacto, y que también han hecho llegar al Departament el mismo documento adaptado a su realidad.

Somos conscientes de que en muchos territorios nos han estado siguiendo de cerca y pidiendo ayuda para poder tomar decisiones. Y hay ayuntamientos que no es que hayan sido valientes, si no que han sido coherentes, y que la Regidoría de Educación ha decidido no abrir poniendo el bienestar superior del niño en el centro.

Ingrid CGT: como dice la compañera hay multitud de colectivos que pensamos y reclamamos lo mismo, como la Federación de Asociaciones de Madres Y Padres de Alumnos de Catalunya o el resto de sindicatos.

Pregunta: En general: ¿en qué situación se encuentra la educación infantil pública y a qué política lo achacáis? ¿A quiénes responsabilizáis?

Respuestas:

Susanna: La educación de 0 a 3 años hace tiempo que arrastra deficiencias, en consonancia al resto de deficiencias que arrastran otros servicios públicos básicos.

Ingrid CGT: Para nosotros el problema principal es lo que llamamos doble o triple red. La doble red se refiere a la existencia de la escuela concertada, que para nosotras y muchas organizaciones es el foco de la segregación escolar.

“[…] la escuela concertada […] para nosotras y muchas organizaciones es el foco de la segregación escolar”

Y la triple red refiere a las diferencias que existen también entre escuelas públicas a causa de la Ley de Educación Catalana y sus decretos de plantillas, direcciones y autonomía de centros, que han borrado la democracia de los centros con un modelo gerencial de gestión privada. Sumado a la privatización que ha supuesto el embate del marketing de la escuela concertada a través de las “nuevas pedagogías”.

Pregunta: ¿Qué reivindicáis para la educación infantil pública?

Respuestas:

Eva: La educación en general necesita de un pacto educativo que impida que cada 4 años se cambien los rumbos. Hace falta poner la educación y la sanidad en el centro de las política, porque eso querrá decir que ponemos a las personas en el centro. Pero mientras se siga considerando la educación infantil en términos de conciliación, no avanzaremos.

“Necesitamos un debate y medidas concretas y reales de conciliación, y eso no se traduce ni en cheques guardería ni en abrir las escuelas más horas”

Necesitamos un debate y medidas concretas y reales de conciliación, y eso no se traduce ni en cheques guardería ni en abrir las escuelas más horas.

Susanna: Necesitamos recursos profesionales y reducir las ratios de las escuelas para poder dar esta educación de calidad. La educación necesita que se invierta en ella económicamente, y que se recupere y fortalezca la red pública de escuelas. Y también una profunda reflexión pedagógica, porque esta pandemia también ha hecho visible que quizás estamos más lejos de lo que creíamos, en cuanto a pedagogía.

Ingrid CGT: Hace falta derogar la LOMCE y la LEC, devolver la democracia a los centros, inversión económica, que actualmente no llega al 3% del PIB cuando la propia ley de educación que criticamos establece que debe ser un 6%.