Las excursiones en los colegios e institutos públicos son habituales. Para el alumnado es una oportunidad de romper con la monotonía y conocer parajes naturales, museos, ir al teatro y otras actividades tan educativas como lúdicas con los compañeros de clase y los maestros o profesores.

Las excursiones son actividades voluntarias en horario lectivo que no entran en la gratuidad de las enseñanzas públicas y, por ello, los centros educativos piden pagos a las familias. Lo que es totalmente legal, atendiendo a que el Artículo 88 de la LOMCE establece que «[…] quedan excluidas de esta categoría (la gratuidad) las actividades […] complementarias que, en todo caso, tendrán carácter voluntario».

El que las excursiones puedan ser de pago no debería ser un problema para las familias con dificultades. Lo mínimo exigible a las administraciones educativas es la compensación de las desigualdades económicas y la garantía de que en la educación pública no se produzcan discriminaciones por razón económica de alumnado en las excursiones.

Cuotas ilegales en las escuelas públicas e institutos públicos de Catalunya

En Catalunya la situación es lo más parecido a una distopía por el avanzado estado de las privatizaciones. En la última década, en paralelo a los recortes en educación pública y engorde de los conciertos educativos, la Generalitat ha generalizado en los centros públicos un sistema de cuotas a percibir de las familias, idéntico en forma al también generalizado en la escuela privada-concertada (como denuncia CEAPA), que mezcla todo tipo de elementos que se obligan a pagar todos mezclados.

«[…] la Generalitat ha generalizado en los centros públicos un sistema de cuotas a percibir de las familias, idéntico al también generalizado en la escuela privada-concertada*»

Las autoridades educativas las llaman “cuotas de material escolar y excursiones” y dicen que son voluntarias, pero en general no facilitan ningún listado del material escolar, para poderlo comprar fuera del colegio, ni de las excursiones y sus precios. De este modo, establecen una forma única de pago y añaden sobrecostes con los que fuerzan a las familias a pagar con repagos ilegales una parte de los gastos del centro que le toca legalmente sufragar a la Administración Educativa con fondos públicos.

«[…] en general no facilitan ningún listado del material escolar, para poderlo comprar fuera del colegio, ni de las excursiones y sus precios»

Se trata de una actuación absolutamente ilegal que el Artículo 88 de la LOMCE prohíbe específicamente: «en ningún caso podrán los centros públicos percibir cantidades de las familias para recibir las enseñanzas de carácter gratuito […] ni establecer servicios obligatorios, asociados a las enseñanzas, que requieran aportación económica de las familias de los alumnos […]».

Para prueba de la extensión de los pagos ilegales, en una circular enviada el pasado mayo a todos los equipos directivos, la Dirección General de Centros Públicos de la Generalitat indicó la suspensión hasta el curso 2020-2021 del cobro de las “cuotas únicas” de “material escolar, excursiones y equipamiento”, debido a la pandemia por la COVID-19 y el cierre de los centros educativos.

Este sistema de cuotas es una ilegalidad a denunciar y eliminar con incidencia directa en las excursiones, puesto que no se permite el pago sin sobrecostes obligatorios, lo que incide en la imposición a las familias de precios que no todas pueden asumir. Las direcciones de los colegios e institutos públicos suelen excusarse con el pago fraccionado de la “cuota única”, pero eso no hace más que reforzar la obligatoriedad de los pagos y repagos ilegales.

La Generalitat hace más de una década que no otorga becas para excursiones

Para mayor escarnio discriminatorio y segregador, en paralelo al establecimiento del sistema de cuotas ilegales en los centros públicos, la Generalitat hace más de una década que no otorga becas para excusiones.

«Para mayor escarnio discriminatorio y segregador, en paralelo al establecimiento del sistema de cuotas ilegales en los centros públicos, la Generalitat hace más de una década que no otorga becas para excusiones»

El pasado julio, en ejecución de una resolución estimatoria de la Comisión de Garantías del Derecho de Acceso a la Información Pública, por una reclamación denegada de un padre del CEIP Auró de Terrassa, la Secretaria General del Departamento de Educación catalán se vio obligada a dictar oficialmente que «[…] el Departamento, que en años anteriores a las crisis económica había abierto esta linea de ayudas (para actividades complementarias) en algún curso, desde la crisis económica no las ha podido mantener activas».

Otra actuación de calado que puede considerarse una ilegalidad, pues según establece el Artículo 202 de la Ley de Educación de Catalunya «el Departamento, por razones de oportunidad social, equidad y no discriminación por razones económicas, debe establecer ayudas y otorgar becas en relación a las actividades complementarias y extraescolares».

Secretaria General de Educació: «[…] el Departamento, que en años anteriores a las crisis económica había abierto esta linea de ayudas (para actividades complementarias) en algún curso, desde la crisis económica no las ha podido mantener activas»

Las declaraciones oficiales de una de las máximas autoridades educativas contradicen lo que el propio Departamento de Educación manifiesta en la prensa cada vez que se les interpela a colación de las cuotas ilegales. En la noticia del diario EL PAÍS «Cataluña obliga a los centros públicos a detallar las cuotas que piden a las familias» (26/6/2019), las autoridades educativas ocultaron tanto las “cuotas únicas” como la inexistencia de las becas para excursiones: «las cuotas que hacen pagar las escuelas públicas “no son obligatorias, pero son necesarias para hacer actividades complementarias fuera del centro” y recuerda que, en el caso de Terrassa, la escuela ofrece ayudas para las familias con menos recursos».

Adicionalmente, como parte del mencionado expediente de transparencia, se reveló que al menos en Terrassa los colegios públicos coordinan ayudas municipales con el Ayuntamiento. Pero no son específicamente para el pago de excursiones al alumnado con dificultades económicas, sino para el pago de la “cuota única”: los colegios desbloquean unas supuestas ayudas para las excursiones solo si la familia sin medios económicos hace un pago obligatorio mínimo de cinco euros en concepto de “material”, a excepción de que los Servicios Sociales exoneren a la familia por considerarla en extrema pobreza.

La falta de becas para las excursiones puede mangificar las discriminaciones

A tenor de los datos obtenidos en ejecución de otras resoluciones de transparencia, entre los cursos 2016-2017 y 2018-2019 en el CEIP Auró de Terrassa se han producido más de 500 ausencias de alumnos en las excursiones (información que el mencionado padre obtuvo tras reiterados silencios administrativos, negación de los hechos por parte de las autoridades y reclamación ante la GAIP). De hecho, el hijo del padre denunciante fue perjudicado por estas actuaciones, pues la dirección del centro discriminó su hijo de una excursión ante la oposición del progenitor al pago de la “cuota única” y petición expresa de pagar solo la excursión que se le negó.

Posteriormente, la familia denunció los hechos ante la Inspección Educativa y a partir del curso 2019-2020 pudo pagar cada excursión una a una sin sobrecostes. Sin embargo, el colegio público insiste en la obligatoriedad de las cuotas supuestamente voluntarias: el pasado enero envió al padre una carta certificada de impago de la “cuota de material” a pagar “a la mayor brevedad” , para lo que la dirección facilitó tres listados de gestión interna del colegio de lo que compran los docentes para la marcha diaria de las clases en las aulas (La Vanguardia, 19/1/2020, «Escuela pública exige a familia aportar el material que su hijo usa en clase»).

Los susodichos listados ya los había obtenido la mencionada familia por medio de la ejecución de otra resolución de la GAIP que no dejan de ser presupuestos de proveedores del colegio que, en todos los casos sin excepción, suman más de 130€ (mucho más de los 80€ que el colegio publicita “de material escolar” y exige pagar a todas las familias).

La realidad deja poco margen para atar cabos y unir el efecto discriminatorio de las cuotas ilegales por la imposibilidad del pago por separado de las excursiones y la ausencia de becas del Departament d’Educació para compensar las desigualdades económicas en horario lectivo. Sin contar las represalias de las autoridades educativas a las que se enfrentan las familias que se oponen al pago de las cuotas ilegales, lo que puede suponer el recibir “recados” intimidatorios por medio de la policía.

«[…] la familia del CEIP Auró de Terrassa denunciaron el sistema de cuotas ilegales y solicitaron la nulidad ante la Consejería de Educación pero el consejero Josep Bargalló lo ha denegado presuntamente con silencio administrativo […] interpondrán un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya»

En el caso de la familia del CEIP Auró de Terrassa, denunciaron el sistema de cuotas ilegales y solicitaron la nulidad ante la Consejería de Educación pero el consejero Josep Bargalló lo ha denegado presuntamente con silencio administrativo. Una resolución contra la que la madre y el padre han decidido que interpondrán un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (de lo que también hizo cobertura El Salto Diario).

Un laberinto de burocracia al que se han de enfrentar las familias que se niegan a hacer los pagos ilegales de los colegios e institutos públicos, a pesar de que el consejero de educación Josep Bargalló declaró a EuropaPress en diciembre de 2018 que «La Generalitat perseguirá a las escuelas que cobren cuotas ilegales el próximo curso».

«el instituto público La Ribera (Montcada i Reixac, Barcelona), ha eliminado de oficio las cuotas ilegales para el curso 2020-2021 […] con el apoyo mayoritario del claustro y familias, haciendo notorio lo factible e inmediata que puede ser la decisión»

En contraste, el instituto público La Ribera (Montcada i Reixac, Barcelona), ha eliminado de oficio las cuotas ilegales para el curso 2020-2021 – «Un instituto no cobrará cuotas a las familias de ESO a partir del próximo curso», La Vanguardia, 6/7/2020con el apoyo mayoritario del claustro y familias, haciendo notorio lo factible e inmediata que puede ser la decisión. No en vano, es simple y llanamente dar cumplimiento a la ley, con ello garantizar la gratuidad legal fundamental de recibir las clases ordinarias en la educación pública y que los extras (como las excursiones) sean de asistencia y pago voluntario, como ocurre con normalidad en la mayoría de las comunidades autónomas de España, a excepción de Catalunya.